viernes, 21 de noviembre de 2014

Las mujeres escriben de Arquitectura en América

Ada Louise Huxtable, USA
La arquitectura, así como otras actividades humanas que han adquirido con el tiempo un carácter profesional, disfruta, por así decirlo, de una suerte de halo periférico, de un campo de ambientación cultural, de una labor de análisis lateral, que la acompaña con cierta permanencia y difusión sobre todo desde hace algo más de siglo y medio. Es la llamada “crítica” de arquitectura. Es, para entendernos, la actividad crítica “periodística” que, por ejemplo, intentamos realizar todas las semanas en este blog. Y que desde hace décadas se hace en Venezuela, en diferentes periódicos y períodos. No difiere de la que, para la música o las artes plásticas, se publica con regularidad en los medios masivos de comunicación. Esta semejanza sería ya de por sí merecedora de una reflexión. ¿Por qué no hay “crítica” de otras actividades humanas tanto o más importantes, como por ejemplo, la medicina, la química o la ingeniería? ¿Por qué no hay columnas semanales en los periódicos, dedicadas a la crítica de la producción de la leche o del calzado así como ocurre, en cambio, con el cine o la gastronomía? ¿Y por qué la arquitectura?
Marina Waisman, Argentina

Pareciera como si con la arquitectura fuera deseable o casi indispensable ejercer un análisis de sus realizaciones que por su ambigüedad simbólica solicita, tal como ocurre con otras artes, el peso y la urgencia de las interpretaciones. Ciudad y arquitectura están demasiado asociadas a la vida cotidiana de la gente para que no supongan también una labor simultánea de “traducción”, de explicación, de interpretación y de crítica valorativa. Resulta entonces de una importancia considerable comentar obras que afectan comportamientos públicos y hasta sentimientos colectivos. Tal vez sea por ello que la crítica arquitectónica tenga tantas raíces en la cultura moderna democrática. En todo caso las tienen y bastante vigorosas en toda América, norte, centro y sur. Se hace crítica de arquitectura, desde hace décadas, en casi todos los países del continente americano, desde Canadá hasta Argentina. Y si se entra a examinar nombres y apellidos de los autores que escriben, resulta ¡oh! ¡sorpresa! que muchos de ellos son de mujeres. Y son los más conocidos y más leídos y con frecuencia los más polémicos. Son en muchos casos los más respetados y con mayores influencias públicas. En Estados Unidos, famosa fue Ada Louise Huxtable, ya fallecida, de quien se llegó a decir, en el New York Times, que “había inventado la crítica arquitectónica”. En México, Louise Noelle Mereles. En Colombia, Silvia Arango. En Brasil, Ruth Verde Zein. En Argentina, desde 1970 hasta su muerte en el 97, Marina Waisman, de cuyo carácter se recuerda el rigor en los análisis y la firmeza en las polémicas…. Cada una de ellas, en cada país, con su propio esfuerzo, dedicación, perseverancia y talento, ha logrado fundar hábitos de debate y de reflexión. Alternando historia y crónica, y especialmente con la labor tenaz e independiente de la crítica, han labrado un ancho campo de análisis que en algunos casos más notorios, como el de Ada Huxtable y de Marina Waisman, se convirtió en indiscutible referencia precursora.


Louise Noelle, México
Venezuela no ha quedado exenta de esta contribución femenina al desarrollo del examen crítico de la arquitectura. Son muy conocidos los nombres y el trabajo de Paulina Villanueva, Silvia Hernández y Hannia Gómez. 1En diferentes ámbitos, pero todos en el marco de la escritura: la primera, con su espléndida dedicación a la difusión de la herencia de su padre, el maestro Villanueva. La segunda, con su excelente obra de historiadora de altísimo nivel académico. Y la tercera, con su consagración a la defensa y a la protección del patrimonio arquitectónico del país.

Ruth Verde, Brasil
Silvia Arango, Colombia
En relación con esta proyección (americana) de la mujer en los estudios y en la difusión de la arquitectura, hay que constatar que no hay nada parecido, y esto llama la atención, en Europa o en otras latitudes. Que se sepa, no se ha dado sino en América esta suerte de hermandad femenina, esta avanzada de género que tanto ha contribuido a que el debate acerca de la arquitectura moderna tuviera la profundidad y la seriedad que le corresponden. Insólito. Sorprende constatarlo. Se justifica enhebrar razones y abrir veredas explicativas. No hace falta ser feministas para celebrarlo. Preponderancia de la mujer. Enhorabuena.

Silvia Hernández, Venezuela
Hannia Gómez, Venezuela
Paulina Villanueva, Venezuela

 -------------------------------------
[1] Por cierto, no conviene olvidar, aunque de contenido paralelo, el libro de Giovanna Mérola, Arquitectura es femenino, ed. Alfadil. Caracas 1991.

martes, 4 de noviembre de 2014

Invitación



Miércoles 5 de noviembre de 2014
6:00 a 9:00 pm

Museo Nacional de Arquitectura (MUSARQ)
Avenida Bolívar con Avenida Sur 9

¿Cómo somos?

Estudio América, Museo de la Memoria, Chile
El escritor argentino Ernesto Sábato le pregunta al escritor chileno Jorge Edwards por las diferencias entre argentinos y chilenos. Contesta Edwards, Chile es más ordenado, más ortodoxo en sus soluciones económicas, más previsor que Argentina. Porque Chile es un país más difícil, obligado a trabajar la tierra y el mar, y sometido a catástrofes naturales constantes. Los chilenos están obligados, por su geografía, a ordenarse y a trabajar bien para subsistir. Los argentinos, en cambio, “pueden descansar en una hamaca mientras el ganado engorda”. Sabato añade que en una casa rica, como Argentina, los jóvenes pueden salir de farra sin mayores consecuencias, mientras que en una casa pobre, por el contrario, todos están obligados a trabajar y a participar en los gastos. Chile ha tenido que ser, concluyen, por su historia misma, un país ordenado, razonable, equilibrado y sobrio. Los adjetivos, con relación a Chile, siguen fluyendo: la gente es pragmática, la clase obrera es de calidad, hay sentido de las proporciones. Un país pequeño pero inteligente, confiable. La casa chilena sigue siendo ordenada y hospitalaria y, a pesar de que por momentos hay rabiosos que tiran piedras, la cordura termina siempre por dominar. 

martes, 28 de octubre de 2014

El dedo de Ghery


Frank Gehry responde a crítica durante rueda de prensa realizada en Oviedo, España.

Es posible que el erguido dedo medio de Frank Ghery se convierta con el tiempo en uno de esos símbolos que marcan toda una época. Por supuesto también son posibles varias lecturas del gesto de quién es sin dudas uno de los arquitectos más representativos de la arquitectura globalizada. Una: estaba cansado por el largo viaje hasta Oviedo, donde recibiría el premio del Príncipe de Asturias, y a la pregunta de la ingenua periodista de sí él es el representante de la arquitectura del espectáculo, en lugar de decir, con todo orgullo, que sí, que en efecto lo es, sacó el dedo que pinta la paloma para decir, en cambio, estoy harto de preguntas estúpidas. Otra: Ghery no cree que existe la tal categoría de la arquitectura del espectáculo y por lo tanto la niega y se mofa con su dedo en el aire. Otra más: yo hago lo que me da la gana, que por eso me he pasado la vida inventando vainas. He tenido la suerte de que el mundo justamente estuviera en un momento histórico bien dispuesto a aceptar los productos de mis papeles arrugados. ¿De qué se me critica ahora?. 

martes, 21 de octubre de 2014

¡Ya basta de arquitectura extraña! dijo el Presidente

Hotel Sheraton del Estudio MAD en Beijing


Según informan en las páginas Web de Internet1, así lo dijo el presidente: ¡Ya basta de arquitectura extraña! (No more weird Architecture!)

El presidente es el de China, Xi Jinping,  y la arquitectura “extraña” es la que ha invadido, como hongos en otoño, a todas las ciudades del gran “Reino del Medio”. 

martes, 14 de octubre de 2014

La próxima catástrofe es la climática

Naomi Klein
Su aspecto es de una catira dulce y suave de clase media norteamericana. A primera vista, típica “wasp”1. Difícilmente de la sonrisa de su cara juvenil se deduciría la larga serie de duras batallas culturales en las cuales se ha empeñado. Naomi Klein, conocida sobre todo por su libro “La doctrina del shock, el auge del capitalismo del desastre, (The shock doctrine”, 2007), en el cual expone sin medias tintas el comportamiento perverso e hipócrita de las transnacionales, acaba de publicar otro libro, una suerte de documento-manifiesto, donde muestra, casi a gritos desesperados, los enormes peligros que nos amenazan en la medida en que el cambio climático producido por el hombre, avanza sin piedad. Desde el mismo título del libro, “This changes everything, capitalism vs the climate”2 nos pone frente a su tesis central: el capitalismo está en guerra contra el planeta. El capital internacional es el responsable de atentar contra la vida. Sorprendente postura dentro de la atmósfera política norteamericana. (Es verdad que Naomi es canadiense, pero es bien difícil diferenciar la versión política canadiense de la gringa. Las dos, a cual más reaccionaria, constituyen una sola unidad.) Pero también es verdad que la cultura norteamericana también ha producido, aisladamente, pensadores liberales o de izquierda, de gran relieve. Son contradicciones de la vida social, que nunca debe pintarse únicamente en blanco y negro. Y éste es el caso de esta joven que con una enorme disciplina, desde su propio patio económico, político y cultural, viene destripando al monstruo capitalista globalizado y exponiendo sin reservas sus entrañas podridas. Lo ha venido haciendo con sus otros libros (No Logo,2001, Vallas y ventanas, 2003), desde hace más de una década, desde una posición claramente de una izquierda crítica que no se deja hipnotizar ni encandilar por los éxitos indiscutibles en el plano productivo y científico del mundo capitalista de los países desarrollados. 

5000 viviendas para 5000 familias (indígenas)

Churuata Piaroa


La historia de las viviendas para los indígenas, que los criollos hemos pensado como las más convenientes para ellos, es una historia dolorosa, una combinación contradictoria de arrogancia ignorante y de buenas intenciones generosas. Y la propuesta que se acaba de hacer, desde la más alta dirigencia del país, de construir con la mayor urgencia 5000 viviendas para 5000 familias de las diferentes etnias venezolanas, abre otra vez la herida.

viernes, 10 de octubre de 2014

Venezuela presente en Ciudad de México en la final internacional del Concurso de Diseño para Estudiantes Masisa. Noviembre 2014

Primer lugar Andres Belisario junto a su pieza Cero Diez Nueve


En la final local resultó ganador el proyecto Cero Diez Nueve realizado por Andrés Belisario, egresado recientemente del Instituto de Diseño de Caracas

Caracas, octubre 2014-. En las instalaciones del Museo Nacional de Arquitectura se realizó en días pasados la quinta edición nacional del Concurso de Diseño para Estudiantes Masisa, con la participación de 10 proyectos postulados por estudiantes y recién graduados en las carreras de diseño y arquitectura.